miércoles, 17 de octubre de 2018

Moralista, Horacio...

Pero el amor, esa palabra... Temeroso de pasiones sin una razón de aguas hondas, desconcertado y arisco en la ciudad donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles, de todas las casas, de todos los pisos, de todas las habitaciones, de todas las camas, de todos los sueños, de todos los olvidos o los recuerdos. Amor mío, no te quiero por vos ni por mí ni por los dos juntos, no te quiero porque la sangre me llame a quererte, te quiero porque no sos mía, porque estás del otro lado, ahí donde me invitás a saltar y no puedo dar el salto, porque en lo más profundo de la posesión no estás en mí, no te alcanzo, no paso de tu cuerpo, de tu risa.. Hay horas en que me atormenta que me ames (cómo te gusta usar el verbo amar, con qué cursilería lo vas dejando caer sobre los platos y las sábanas y los autobuses), me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado, y no me mires con esos ojos de pájaro, para vos la operación del amor es tan sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés como yo no te quiero. Claro que te curarás, porque vivís en la salud, después de mí será cualquier otro, eso se cambia como los corpiños. querés un amor pasaporte, amor pasamontañas, amor llave, amor revólver, amor que le dé los mil ojos de Argos, la ubicuidad, el silencio desde donde la música es posible, la raíz desde donde se podría empezar a tejer una lengua. 

Sacás una idea de ahí, un sentimiento del otro estante, los atás con ayuda de palabras,  y resulta que te quiero. Total parcial: te quiero. Total general: te amo.  Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio.  Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos. 

martes, 16 de octubre de 2018

Mi Primavera

El sol de pleno septiembre, los lapachos,
el perfume de los naranjos cuando caminás por la vereda, el calor, el viento y la alergia. El dolor de los problemas, el estrés de las responsabilidades, la angustia de lo inmanejable...
El mundo es maravilloso, tanto que nos pasamos la vida tratando de comprenderlo... Desde la existencia misma hasta el por qué de los colores.
Las leyes de la naturaleza... La química, la física, la biología, la matemática..Todo me asombra.
Todo nos asombra, nos causa dudas, misterios, preguntas.. Ansiedad del no saber, del no entender, del querer y no poder.
La pregunta de "Por qué me pasa esto a mi?" eternamente sin respuesta..
Entre tanto misterio, este no era un septiembre como los anteriores, algo en el aire corría diferente.
Y el milagro de la vida se desgastaba cuando el cielo no brillaba como siempre.. Sus ojos celestes.
La medida del dolor es proporcional a la medida de amor que sentimos por alguien, cuanto más amamos, más sufrimos.. Cualquiera sea el motivo que nos provoca ese dolor.
Para ser completamente feliz se necesitan demasiadas cosas en equilibrio y siempre quedan algunas tambaleándose..  Tantas cosas pasean por nuestras pobres cabezas desesperadas y en una abrir y cerrar de ojos, todo cambia.
Para bien o para mal, cambia... y en este septiembre algo cambió para siempre..
Amaba las flores, su jardín, el palo borracho y su algodón, el rosa y el blanco, el té con miel, las cosas dulces, el verano.. Amaba el chocolate y los libros. Y su estación preferida era la primavera.
Brillaba en todos lados, siempre radiante y elegante, su delicadeza la abrazaba eternamente.
Pero esta primavera no sería la más linda de todas, por algún motivo ese día el resplandor del sol no brillaba con su misma intensidad.. Ese 21 de septiembre Dios quiso tener con él la flor más linda de la tierra, mi primavera...
Un pedazo del corazón se apagó junto con su partida,  la vida quedó con su perfume pero sin su piel. Quedó su nombre para siempre pero sin su mirada. Y con ella se llevó todas las lágrimas. Pero nuestra flor no se había marchitado, tan solo el viento la llevó a ver el amanecer desde su mismo cielo. Nos la arrancó, pero sé muy bien que algún día nos volveremos a encontrar volando entre las nubes. Con esos ojos celestes, con esa risa, con ese abrazo... Por eso prefiero decir hasta pronto y no adiós para siempre.
Imagen : Cuadro "La Primavera" Botticelli.


Q.E.P.D Abuela Mary.

martes, 24 de julio de 2018

Alma


sᴀʟᴛᴀʀ ᴀʟ ᴠᴀᴄíᴏ, caer en el abismo, buscando un mundo mejor. Un mundo dentro de nosotros mismos, saltando al vacío entre mil luces espléndidas y estrellas encendidas, y un futuro tapado de nubes donde muy lejos se vé el sol. El sol existe en ese vacío. Y el alma se nos escapa y la buscamos en cada rincón de la casa, caemos al vacío, y después la encontramos durmiendo, abrazando una foto vieja. Y chocamos con el encantador mundo que buscábamos... Ahí donde nuestra alma quería estar.
Chari ahumada.-

domingo, 18 de febrero de 2018

Grietas

Un nudo en la garganta. Una espina en el corazón. Una espada clavada en la espalda. y seguimos respirando. Seguimos vivos. Viviendo con un dolor atado en nuestras venas, enredado. Dolor que nos va rompiendo de a poquito, nos va destruyendo. Tenemos grietas.

Grietas que se abren poco a poco, que se abren hasta dejar sin nada completo en nosotros, un quilombito pendiente, una discusión sin resolver, una palabra hiriente, una decepción.. mentiras o miradas que duelen.

Todos tenemos grietas en alguna parte de nosotros. Grietas que escondemos de los ojos de los otros. Grietas que maquillamos, que tapamos, que ocultamos. Grietas chiquitas, algunas más grandes. Grietas de distintos golpes que nos dio la vida a lo largo del tiempo. 

Pero que feo es que nos vean todos lastimados, todos heridos. Entonces sonreímos sin dar explicaciones, así es mas fácil.

Volcamos el dolor sobre algún oído pensando que así nos liberamos. Pero no. las grietas siguen. y somos horribles y lloramos bajo las sombras de la soledad, donde las lagrimas son transparentes, donde solo nosotros podemos ayudarnos, donde solo nosotros podemos abrazarnos, y sanarnos. lloramos hasta quedarnos sin lagrimas, tratando de vaciarnos de dolor.

Las grietas que nos dejan los golpes de la vida..  Algunos que fueron más fuertes,  otros menos... Esas grietas solo se llenan con sentimientos de satisfacción. Florecemos desde las grietas. las heridas nos hacen más fuerte, y prosperamos a través del dolor.

Chari Ahumada.-



lunes, 26 de junio de 2017

Efecto mariposa

Era de alma débil, de esas almas que se contaminan de soledad los domingos, de esas almas que abrazan sueños que acaban al despertar por la mañana, y no logran soltarlos durante todo el día. De esas almas en las que quedan grabadas las heridas. Pero tenía la habilidad de sonreír ante la más mínima e insignificante cosa bonita que la vida le presente y así andaba, sonriendo por todos lados, ocultando la fragilidad de su alma.  
No conocía el punto medio, nunca lograba encontrar el equilibrio, su existencia consistía en permanecer en los extremos, se reía a carcajadas sintiéndose plena o lloraba con hipo hasta quedarse dormida. Las cosas le entusiasmaban con gran intensidad o no le interesaban en absoluto. Se enloquecia con sus pasiones pero ignoraba por completo todo aquello que para ella no tenía importancia.  Escucharla hablar era una aventura interminable donde las palabras eran castillos que a su vez  contenían miles de otras palabras, haciendo constantes semiosis infinitas, eternas ramificaciones de historias entrelazadas. 

Su vida era el reflejo transparente de su cabeza desorganizada, de sus pensamientos dispersos, de su distracción permanente.  Vivir para ella era existir en  el preciso instante momentáneo, en la efímera espontaneidad de cada minuto. No comprendía por qué su realidad tenía una velocidad diferente que otras realidades. No podía sentarse a esperar a que las cosas pasen, ella siempre tenía que hacer que pasen. Era caos, un caos que lograba transformarse en poesía.

Chari Ahumada.-

jueves, 27 de abril de 2017

El poder de las palabras


A las palabras no se las lleva ningún viento, pegan con tanta fuerza que quedan grabadas para siempre en la piel, o en el alma tal vez. 

Las palabras nos mueven, nos paralizan, nos rompen, nos abrazan. Las palabras son la mayor arma de defensa, y también la más peligrosa al momento de atacar. Las palabras eso intangible que no existe pero lo es todo. Todo el mundo es palabra. Un pensamiento, una caricia, una mirada. O al revés, toda palabra es un mundo, cada palabra agarra una intención, cada palabra es una sensación, un sentimiento, un dolor. Son ellas las que nos usan a nosotros, las que hacen con nosotros lo que quieren. Cada palabra entra en nosotros y se apodera de nuestra alma. Dominados por palabras somos tan débiles, tan frágiles, tan felices a veces también. Y somos vulnerables a ellas. Palabras malas, palabras dulces, palabras pobres...palabras de todos los colores, sonidos y sabores. Las palabras nos empujan, nos sostienen, nos levantan y hasta algunas nos besan. Pocas son las cosas con tanto poder como el de las palabras. Quizá no estamos hechos ni de átomos, ni de historias, quizá simplemente estamos hechos de palabras, palabras que viven y vibran en nosotros.

Chari Ahumada.-

miércoles, 8 de marzo de 2017

SOY MUJER

Soy mujer y tengo tantos complejos conmigo misma como defectos en mi cuerpo. "No me acepto" , "no me gusto" , "no me quiero" . Lamentablemente esta sociedad estereotipada te condena a tener que ser de una determinada forma y no te permite ser tal cual sos. 
Me canse de la insoportable perfección aparente, de la perfección imaginaria, la que no existe. Una mujer no es menos linda que otra por no ser flaca, o por no tener una sonrisa perfecta, o por ser más baja o más alta... cada persona tiene su belleza la cual no es solamente lo que se ve sino el contenido del envase. Es decir la mente. No tengo un cuerpo perfecto, no tengo una personalidad perfecta. Soy esto que ven, soy todos los defectos que tengo... Y tal vez antes haya sido mejor, o peor o igual, o tal vez mañana sea mejor, o peor o igual. Pero sé perfectamente que no soy constante, porque soy mientras vivo y me voy modificando...
Mujer Baja, gorda, alta, flaca, blanca, teñida, enana, cachetona, culona, sonriente, antipática, graciosa, histerica, loca... Soy mujer y puedo ser de mil Formas. 
Soy mujer y tengo luz propia. 
Soy mujer y cambio constantemente. Tanto el cuerpo como la mente, van cambiando.
No somos mejores ni peores que otras, somos simplemente diferentes. Somos como queremos, no como nos quieren. Somos auténticas, únicas, libres. SOMOS MUJERES